14 sept. 2011

Jigging por el Cabo Peñas




Hace un par de semanas acepté una invitación de unos amigos de Luanco que tenían ganas de iniciarse en el jigging  y que deseaban que les orientase un poco,  así que fui con mi barco a pasar unos días a esa preciosa localidad con gran tradición marinera, tanto profesional como  deportiva, que después de reivindicar durante bastantes años un puerto  de abrigo ahora es ya una realidad, pues por fin desde este año cuentan con un precioso puerto (aún en su fase inicial), ubicado en una zona de pesca inmejorable y de lo mejor  de la costa asturiana.

Fueron días con la mar muy en calma y a pesar de que la sonda marcaba  pescado en  fondos que conozco perfectamente,  este no comía y ocurrió lo que suele pasar tantas veces, cuando basta que se tenga un interés especial la cosa no sale como uno desearía.

Hicimos varias salidas y les orienté lo mejor que pude enseñándoles a como manejar bien la sonda buscando bajíos interesantes con agrupaciones de peces y lo importante que es colocar el barco correctamente en la derivas hacia esas zonas. También les dije que  materiales de pesca y señuelos eran los adecuados y que yo suelo utilizar.
Las  capturas fueron escasas y ni rastro de los abadejos que hasta la fecha este año no  me habían fallado  nunca, solo  algunas lubinas y algún san martín.






Pero se quedaron con la copla y el resultado  fue a los pocos días cuando Pepe Secades me envía una foto de un abadejo de unos 8 kg. pescado en el mismo sitio que yo les había llevado.
La cosa no había hecho mas que empezar, mas abadejos, san martines, lubinas de 7 kg,      ¡ Uffffff! , euforia ...... el veneno del Jigging ya lo tienen metido en el cuerpo.

La experiencia me dice que hacer las cosas bien no  está al alcance de cualquiera y es parte fundamental  del  éxito  en este tipo de pesca, así que ......  ¡Enhorabuena a los amigos de Luanco!



                              Pepe Secades y Jorge (Bigotes), con dos estupendas lubinas










4 comentarios:

sargoloco dijo...

'Enhorabuena a los afortunados!. Para el profesor, decirle que parece que sus clases son cátedras. LO que está claro es que hay que ser generoso, pues aprender marcas, y cómo pescarlas es harto complicado y puede llevar años.

Manel dijo...

Se nota que hay un buen maestro,pue slos resultados fueron tempranos y positivos.
Un saludo Jose y felicidades a los afortunados.

JOSE MANSO dijo...

Gracias por los comentarios pero el merito es de ellos, son gente de mar y asimilaron esta modalidad de pesca desconocida para ellos rápidamente, lo que no siempre es así.

Juan dijo...

Yo tambien quiero agardecer al "Profesor" su dedicación , ya que fuí uno de los afortunados alumnos.De momento aún no me he estrenado(principalmente por falta de tiempo)pero todo llegará. Un saludo de los Juanes